¿Cuánto sufrimiento animal, efecto invernadero o antibióticos tiene nuestra compra?

Comprar de manera responsable en el supermercado va a ser, a partir de ahora, más sencillo. ¿Cuánto sufrimiento animal, efecto invernadero o antibióticos tiene nuestra compra? En Holanda se ha puesto en funcionamiento un aparato llamado “SuperIndicador” que permite obtener de manera inmediata esta información.

El “SuperIndicador” fue lanzado el pasado día 7 de mayo, por las organizaciones de ‘Cerdos en Peligro’ y ‘Greenpeace’, con objeto de informar a los consumidores sobre los efectos y el impacto que tienen los distintos artículos de nuestra compra en el medio ambiente, en el bienestar animal, en el clima o en la salud. El consumidor puede así hacer una elección sopesada y más responsable, motivo por el cual este aparato se ajusta bien a la actual discusión sobre la sostenibilidad.

Distintas empresas han trabajado, durante un año y medio en el área de investigación de “SuperIndicador”. Fruto de este trabajo ha sido la creación de una base de datos de los productos que se venden en los supermercados holandeses.

La aplicación para “smartphones” fue presentada en un conocido programa televisivo. El consumidor escanea el código de barras del artículo en cuestión con su teléfono, obteniendo con rapidez las puntuaciones de un determinado producto. El programa da también un criterio aparte sobre bienestar animal, naturaleza y medio ambiente, cambio climático y sustancias nocivas, por medio del método del semáforo. Será verde, amarilla o roja la luz para puntuar estos aspectos. El propio consumidor puede instalar el nivel de importancia que para él tienen los distintos aspectos.

Por ejemplo, puede darle más importancia al bienestar animal. De manera estándar, el programa registra la misma importancia para los diferentes aspectos. Ya existe un SuperIndicador de pescado y un SuperIndicador de carne, que permiten al consumidor saber si una determinada carne de vaca procede de Brasil o de Holanda, dato relevante, por ejemplo, en cuanto a las emisiones de CO2, o si el cerdo ha sido alimentado con soja brasileña o con cereales del entorno. La base de datos del SuperIndicador contiene ya más de 15.000 productos de una veintena de cadenas de supermercados.

La ventaja del sistema es que no solo se mira el bienestar animal. Una pechuga de pollo corriente puede, desde el punto de vista del bienestar animal, tener una mala puntuación, pero desde el punto de vista del clima puede puntuar mejor, ya que se produce de forma muy eficiente.

El Director de ‘Cerdos en Peligro’ pretende que el comercio justo (Fair Trade) forme también parte de esta aplicación. Así, se valorarían todos los aspectos de la sostenibilidad del producto.

Fuente: MAGRAMA

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario