Los problemas de seguridad alimentaria afectan al 15% de chinos al año.

Un 15,3 por ciento de los chinos sufren intoxicaciones alimentarias más o menos graves cada año, advirtieron expertos durante una conferencia sobre el tema de la que informó hoy el portal de noticias oficial China.org El porcentaje de los ciudadanos chinos cuya salud se deteriora por la ingesta de alimentos contaminados por bacterias, parásitos, aditivos dañinos o toxinas naturales indica que uno de cada seis chinos sufre de alguna enfermedad transmitida por los alimentos una vez al año.

Los casos de intoxicación alimentaria son muy frecuentes en China y algunos de ellos acaban generando titulares de prensa dentro y fuera del país, caso del escándalo de la melamina añadida a la leche para bebés que en 2008 causó la muerte de seis niños y la intoxicación de otros 300.000.

Otras casos sonados han sido los la venta informal de “aceite de alcantarilla”, como se conoce el reutilizado y procedente de las sobras de aceite de cocinas de los restaurantes, de carne podrida o de mala calidad e inclusive usando la grasa descompuesta de los animales o sus órganos internos.

Debido a este último problema, en agosto de 2011 el Gobierno chino lanzó una campaña nacional para contrarrestar las malas prácticas contra la seguridad alimentaria, y a finales de febrero de este año se informó que en casos de extrema gravedad los comercializadores de “aceite de alcantarilla” podrían ser condenados a la pena de muerte.

Además, ya en 2010 China estableció una red de supervisión alimentaria para evaluar los riesgos alimenticios y para prevenir y controlar cualquier posibilidad de epidemia o envenenamiento y exigió que 400 hospitales informen sobre cualquier brote de enfermedades causadas por alimentos, según la fuente.

Fuente: Agroinformación

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario