Una sentencia judicial avala el informe sobre la mala calidad de la leche.

Casi un año después del controvertido informe emitido por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), un juez ha emitido sentencia a favor del mismo y contra la demanda interpuesta por la Federación Nacional de Industrias Lácteas (Fenil), al considerar que no se ha presentado ningún estudio que rebata la información aportada.

Según informa Efeagro, el juzgado de Primera Instancia número 2 de Madrid ha desestimado la demanda interpuesta por la Federación Nacional de Industrias Lácteas (Fenil) contra la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) que afirmaba que la leche actual es peor que la de hace una década. Según la sentencia, y contra la que cabe recurso de apelación, la demanda se desestima porque Fenil no realizó los estudios que rebatían las opiniones de la OCU.

El asunto proviene de junio del pasado año cuando la OCU emitió una nota de prensa en la que afirmaba que, tras un análisis de las principales marcas de leche entera, desaconsejaba la compra de diez de ellas por no reunir los requisitos básicos de calidad y daba los resultados marca por marca.

En su nota de prensa, la OCU explicaba que en el análisis había detectado diferencias de calidad que no se han encontrado en otros productos y peores resultados que los de hace 10 años. Según la OCU, la causa podría estar en las menores exigencias de la ley.

La OCU aseguraba que el análisis ponía en evidencia algunos de los procedimientos utilizados por algunos fabricantes, entre ellos el uso de leche de elevada antigüedad (proteínas degradadas), la necesidad de añadir estabilizantes (fosfatos) que no se declaran y el uso de tratamientos térmicos muy agresivos que no mejoran las condiciones higiénicas de la leche y sólo deterioran su calidad. La organización de consumidores afirmaba que algunos de estos resultados “pueden calificarse como fraude” y que en el mercado había “leches de buena y de mala calidad a precios de todo tipo y que no es necesario gastar más dinero para beber una buena leche”.

La sentencia detalla que los análisis de la OCU fueron corroborados en prueba pericial propuesta por la propia organización de consumidores. Según la misma, Fenil no ha podido acreditar que en efecto la leche de hoy es de mejor calidad que la de hace diez años como pretende que se haga constar ahora y añade que no basta con descalificar el informe del perito propuesto por la OCU, sino que es necesario que se haga un estudio de la leche analizada para que se pueda constatar la realidad de sus afirmaciones.

La sentencia refleja que la nota de prensa de la OCU tuvo una notoria repercusión en los medios, con 245 informaciones negativas publicadas por un total de 134 medios de comunicación, llegando a casi 20 millones de personas.

Reacciones diversas

El director general de la OCU ha calificado de excelente la sentencia, y asegura que lo que la OCU hizo fue un estudio de 47 marcas de leche en las que 10 salían mal. A su juicio esta primera sentencia está bien construida y les hace ser optimistas de cara al futuro.

Por otro lado, la industria láctea ha declarado que respeta pero no comparte la sentencia que desestima su demanda contra OCU. Según fuentes de Fenil, la sentencia no les satisface “porque no se considera si la valoración de la OCU era o no subjetiva o si hubieran tenido o no que contrastar dicha valoración con terceras partes ajenas”.

Así mismo, la industria láctea corrobora su convencimiento de que la leche entera UHT es actualmente de mejor calidad que la que se comercializaba hace 10 años.

Fuente: Portal Veterinaria Albéitar

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario