La Junta realizará 224.000 controles de sanidad ambiental, seguridad alimentaria y ordenación sanitaria.

El consejero de Sanidad ha informado en el Consejo de Gobierno celebrado este jueves sobre la labor que la Junta desarrolla en materia de vigilancia e inspecciones alimentarias y ambientales en toda Castilla y León a través de un “intensivo, extenso y permanente” programa de control.

El Programa 2012 de Control Oficial de Salud Pública prevé 224.000 controles de sanidad ambiental, seguridad alimentaria y ordenación sanitaria.

Este plan recoge la planificación de las actividades de control oficial que llevan a cabo, bajo la coordinación de la Dirección General de Salud Pública, los servicios territoriales de la Junta en las nueve provincias y que son básicas para proteger la salud individual y prevenir problemas sanitarios que afecten a la población.

El Programa plantea y estructura sus intervenciones en las áreas de sanidad ambiental, seguridad alimentaria y ordenación sanitaria desde técnicas de evaluación y gestión de riesgos ambientales y alimenticios.

En el ámbito de la promoción y la protección de la salud ambiental, la Consejería de Sanidad ha definido nueve líneas de actuación que, prácticamente, llegan a todas las zonas, establecimientos e instalaciones susceptibles de control, lo que va a suponer, a lo largo del año en curso, unos 27.000 controles y más de 20.000 tomas de muestras.

Esas nueve líneas de intervención son las aguas de consumo humano (con 6.200 controles oficiales previstos, 3.100 analíticas y 3.100 zonas de abastecimiento controladas); las piscinas de uso público (2.000 controles, 10.300 analíticas y 939 piscinas); las zonas de aguas de baño (300 controles, 300 analíticas y 28 zonas de baño censadas); legionelosis (2.500 controles oficiales, 7.000 pruebas analíticas y 1.912 instalaciones de riesgo en la Comunidad); niveles de polen (10.300 controles, correspondientes a 53 grupos polínicos controlados); “piercing” y tatuajes (300 controles oficiales en 120 establecimientos); productos químicos (4.200 controles y 150 industrias prioritarias); campos electromagnéticos (150 controles referidos a instalaciones de base de telefonía, campos electromagnéticos y redes wifi); y albergues y campamentos (1.200 controles en 300 albergues y campamentos).

En el segundo de los ámbitos en los que se desarrolla la planificación para 2012 del control oficial en Castilla y León, el referido al área de seguridad alimentaria, las actuaciones de la Junta se encaminan a comprobar que se cumplan con los procedimientos para asegurar, en todas las etapas de la cadena alimentaria, un elevado nivel de protección de la salud de la población.

Aquí la actividad se despliega en cinco líneas de intervención que, en el caso de los 146 mataderos existentes en Castilla y León, se extienden durante el período completo de su funcionamiento; en la Comunidad se realizan un número estimado de sacrificios que llega hasta los 66 millones, situando a la región en el segundo puesto del ranking nacional de producción de carne.

A esta labor hay que unir otros 150.000 controles sobre más de 50.000 establecimientos e industrias alimentarias previstos y otros 25.000 controles más referidos al control permanente, para mantener la vigilancia de la cadena alimentaria fuera de los horarios habituales o atender situaciones de necesidad o urgencia.

En resumen, los cinco ejes referidos a la promoción de la seguridad alimentaria son la inspección en mataderos (66 millones de sacrificios en 146 mataderos); el control en establecimientos e industrias alimentarios (150.000 controles, 2.500 muestras tomadas en unos 42.000 establecimientos y 8.930 industrias); actuaciones vinculadas al Plan nacional de investigación de residuos (con 5.060 muestras previstas); la red de alertas alimentarias (en 2011 hubo 183 notificaciones, de las 43 fueron gestionadas desde la Comunidad de Castilla y León); y el control permanente (con 25.000 controles oficiales fuera de jornada laboral ordinaria)

Por último, en lo referido al área de ordenación e inspección sanitarias, se prevén más de 22.000 controles para llegar a los más de 10.000 centros, servicios y establecimientos sanitarios y comprobar que cumplen con la normativa vigente para asegurar una atención sanitaria segura y de calidad.

El desglose de estas actividades de control e inspección referidos a consultas médicas, farmacias, botiquines farmacéuticos, servicios sanitarios, cementerios, tanatorios, medidas frente al tabaquismo, se estructura también cinco líneas de actuación: autorizaciones e inspección de centros, servicios y establecimientos sanitarios (7.677 controles); autorización e inspección farmacéutica (2.181 controles); policía sanitaria mortuoria (776 controles); gestión de alertas en materia de ordenación sanitaria (en 2011 se notificaron 53 alertas farmacéuticas, 415 por productos sanitarios y siete referidas a cosméticos).

Fuente: Europapress

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario