El Gobierno de Andorra aprueba el Proyecto de ley de salud animal y seguridad alimentaria.

El proyecto de ley aprobado se estructura en dos líneas diferenciadas: la salud animal y la seguridad alimentaria

El Consejo de Ministros de Andorra ha aprobado hoy el Proyecto de ley de salud animal y seguridad alimentaria. Este texto vendía motivado por diferentes necesidades, como por ejemplo la de disponer de un marco legal general que recogiera los principios incluidos en el

Protocolo sobre cuestiones veterinarias y que permitiera desarrollar y adaptar la normativa prevista en las disposiciones de aplicación del Protocolo (Decisiones del Comité Mixto), así como la necesidad de desarrollar un nuevo marco jurídico nacional armonizado con el modelo comunitario.

El Proyecto de ley de salud animal y seguridad alimentaria también era de necesaria aprobación para complementar las disposiciones en materia aduanera relativas a las reglas del origen, posibilitando así la creación de empresas dentro de los territorio nacional con vocación a abrirse al mercado internacional (espacio comunitario). Además, había que disponer de una herramienta legal que permitiera a la Administración General responder rápidamente al creciente interés o preocupación de la ciudadanía en materia de protección de la salud pública y animal.

El proyecto de ley aprobado hoy se estructura en dos líneas diferenciadas: la salud animal y la seguridad alimentaria. Los artículos referentes a la salud animal contemplan vertientes como la salud de los animales vivos, los productos germinales y los residuos derivados de las actividades reguladas por la ley. Por el que hace el ámbito de la seguridad alimentaria, el texto vela por la higiene de los alimentos o productos alimentarios y de su etiquetado y publicidad, entre otros. El proyecto de ley también regula las condiciones para permitir las importaciones y exportaciones de los diferentes productos.

El Proyecto de ley de salud animal y seguridad alimentaria permitirá que los procedimientos de control realizados en origen sobre las mercancías destinadas a la exportación puedan ser asimilados a los de los otros estados, eliminando la obligatoriedad actual de pasar por un Punto de Inspección Fronterizo (PIF) al país de destino. Las empresas nacionales que operan con productos enmarcados por la ley se encontrarán, pues, en igualdad de condiciones, a efectos de intercambios fronterizas, que aquellas situadas en un sido miembro de la UE.

El texto también incluye la creación de las tasas vinculadas a los actos administrativos de control y certificación, que al mismo tiempo permitirá la financiación del sistema de control e inspección. Además, se posibilita la implantación de empresas extranjeras en Andorra que puedan operar en condiciones similares a las de los estados vecinos.

El texto aprobado hoy por el Consejo de ministros ha sido trabajado conjuntamente por los departamentos de Agricultura (ministerio de Economía y Territorio), el de Seguridad Alimentaria y Entorno (ministerio de Salud y Bienestar), el de Patrimonio Natural y Medio ambiente (ministerio de Turismo y Medio ambiente) y el departamento de Tributos (ministerio de Finanzas y Función Pública). También se han consultado diferentes actores como la Cámara de comercio, Industria y Servicios de Andorra (CCIS) y la Asociación de Labradores y Ganaderos de Andorra (APRA).

El ministro Portavoz, Jordi Cinca, ha puesto énfasis en el hecho que este proyecto de ley equipara los empresarios andorranos de productos alimentarios a aquellos que operan a la Unión Europea, puesto que en la actualidad tienen que asumir el coste del transporte hasta los emplazamiento donde se analizan las mercancías. De este modo, según Cinca, se abre la oportunidad a que se desarrolle en Andorra el sector de la elaboración de productos alimentarios autóctonos.

Fuente: Globedia

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario