El aroma de los alimentos influye en la cantidad que se come.

Las personas son más proclives a tomar pequeños bocados de los alimentos que tiene un fuerte olor, según una investigación en la que ha participado la Universidad de Wageningen (Holanda) y cuyos resultados se han publicado en la revista científica Flavour. Los investigadores creen que la adición de aromas podría ser una estrategia para controlar el tamaño del bocado. Si se come en pequeños bocados, antes se alcanzan la sensación de estar lleno y se come menos, por lo por lo tanto, es una buena medida para ayudar a controlar el peso.

El motivo de tomar menos bocado de un alimento de fuerte olor es que al ser menor el tamaño, también es menor el olor que desprende.

Los investigadores han desarrollado un método para medir el efecto del aroma, independientemente del efecto de otros factores que influyen en nuestra percepción de la comida. A los participantes en la investigación se les ofreció crema, mientras que el aroma de la crema se administraba directamente en la nariz. Los participantes indicaban cuanta cantidad querían pulsando un botón. Se observó una correlación entre mayor aroma y menor cantidad solicitada.

Los investigadores creen que la adición de aromas extra en los alimentos, puede reducir entre un 5 y un 10% el consumo de alimentos, debido a que el consumidor toma bocados más pequeños y se siente antes satisfecho, reduciendo por tanto, su peso.

Fuente: Agrodigital

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario