La Comisión Europea pide leyes más estrictas para regular los alimentos infantiles.

La comisión de Medio Ambiente de la Eurocámara apoyó hoy el endurecimiento de la legislación sobre alimentos destinados a lactantes y niños menores de tres años, con el objetivo de mejorar su calidad y seguridad. Los eurodiputados aprobaron por 62 votos a favor y ninguna abstención el informe de la eurodiputada liberal belga Frédérique Ries, que prevé además normas específicas destinadas a los alimentos para personas con necesidades médicas particulares, como los celíacos o quienes siguen dietas basadas en un bajo consumo de calorías.

El documento, basado en la propuesta presentada por la Comisión Europea (CE) para reformar la directiva sobre “Alimentos para Usos Nutricionales Particulares”, aboga por que los ingredientes de la comida para niños sean sometidos a controles independientes.

Asimismo, pide una información “precisa, clara y fácil de entender” en el etiquetado de esos productos para evitar cualquier riesgo de confusión en el consumidor, y mejoras en el procedimiento que acompaña su puesta en marcha en el mercado.

El informe reclama, por otra parte, que se clarifique el estatus legal y el valor añadido nutritivo de la leche de fórmula destinada a los lactantes.

En particular, aboga por que el etiquetado de la leche destinada al consumo de los menores de 12 meses no pueda incluir imágenes que “idealicen el uso” del producto.

Asimismo, pide a Bruselas que revise la compleja situación legal de la leche destinada a los niños de entre 12 y 36 meses y proponga nuevas leyes si fuera necesario.

Otra de las aportaciones del informe es la petición en favor de que la normativa regule el etiquetado de los alimentos para las personas con alergia al gluten.

Los eurodiputados piden que la comida para celíacos que contenga menos de 100 mg de gluten por kilo incluya la referencia “muy bajo contenido en gluten” y que la que no exceda los 20 mg por kilo se etiquete como “sin gluten”.

También defiende que la legislación se aplique a las dietas destinadas a reemplazar el consumo diario de alimento o a los regímenes para personas obesas, y que el resto de referencias sobre alimentos dietéticos se regule en la normativa de 2006 sobre reivindicaciones sobre salud.

Por otra parte, pide a Bruselas que realice un estudio sobre la posibilidad de elaborar normas específicas para las personas con intolerancia a la lactosa.

“Valoro la eliminación por parte de la CE del concepto de comida dietética, ya que tanto a los consumidores como a las autoridades que llevan a cabo los controles les resulta difícil distinguir entre los alimentos de consumo normal y los destinados a grupos específicos de población”, dijo la diputada ponente del texto.

El pleno del Parlamento Europeo se pronunciará sobre la nueva normativa a finales de mayo.

Fuente: Agroinformación

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario