Un proyecto español estudiará si el consumo de antimicrobianos en cerdos está relacionado con resistencias.

El Centro de investigación en Sanidad Animal (CReSA), fundación pública creada por iniciativa de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), estudiará el registro en cerdos de Salmonella enterica y Escherichia coli, productoras de cefalosporinasas en ganado porcino, y evaluarán la posible asociación entre consumo de antimicrobianos (incluidos b-lactámicos, cefalosporinas, sulfonamidas y tetraciclinas) y la presencia de cepas resistentes.

El proyecto, titulado “Evaluación de consumos de antimicrobianos como factores de riesgo relacionados con la aparición de resistencia a cefalosporinas en animales destinados al consumo (AGL2011-28836)” será financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación (MICINN), dentro del Plan Nacional de I+D+i y tendrá una duración de 3 años, hasta el 2015, ha informado el IRTA.

A pesar de que el uso de cefalosporinas en granjas de cerdos es bastante limitado en España, la administración de ceftiofur y cefquinoma, cefalosporinas de tercera y cuarta generación respectivamente, está autorizada para el tratamiento de infecciones bacterianas sistémicas. La preocupación de que bacterias productoras de cefalosporinasas como E. coli y S.enterica entren en la cadena alimentaria ha planteado el debate científico sobre el uso de este tipo de antimicrobianos en ganadería. Estudios recientes han demostrado que los genes de resistencias a las cefalosporinas se encuentran, en la mayor parte de los casos, asociados a elementos genéticos móviles como plásmidos, que normalmente conllevan genes de resistencia a otros tipos de antimicrobianos.

Por tanto, la selección de E. coli y S. entérica resistentes a las cefalosporinas podría más bien estar impulsada por el uso de compuestos no relacionados con las cefalosporinas estructuralmente y de manera común usados en la producción porcina como sulfonamidas, b-lactámicos y tetraciclinas entre otros, explicó el IRTA. Este estudio es importante para España porque es el segundo país productor de carne de cerdo para consumo humano en la Unión Europea.

Fuente: Consumer

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario