Los veterinarios de Baleares señalan que los recortes pueden afectar a la seguridad alimentaria.

La Asociación de Veterinarios del Campo han advertido de que el recorte en la contratación de más de 40 veterinarios autónomos para el control de las enfermedades de la ganadería podría tener “graves consecuencias” para la seguridad alimentaria y pública, así como para la viabilidad de las explotaciones.

En un comunicado recogido por Efe, esta asociación muestra su preocupación por esta medida y considera que los recursos económicos que dedicará el Ibabsa, el Instituto de Biología Animal de Baleares, al programa sanitario-ganadero de Baleares son “absolutamente insuficientes y compromete el estatus sanitario de la cabaña ganadera balear”.

Los veterinarios, según explican, se han puesto a disposición en repetidas ocasiones de la directora del Ibabsa, Noemi Vila, y del propio conseller de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio, Gabriel Company, para tratar el despido de estos profesionales y saldar la deuda con ellos de 250.000 euros, pero “la respuesta siempre ha sido el silencio”.

El trabajo que venían realizando desde hace “muchos años” estos profesionales era la vigilancia y el control de la ganadería balear, así como la aplicación del programa de erradicación de las enfermedades que pueden suponer un riesgo para los consumidores de las islas, tanto para los residentes como para los millones de visitantes que cada año viajan a Baleares.

Los programas de seguridad alimentaria desarrollados en todos los países de la Unión Europea de prevención, control, lucha y erradicación de las enfermedades en el ganado se aplican desde hace años, algunos de ellos desde hace más de 25, se indica en el comunicado de estos veterinarios.

Fuente: Eurocarne

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario