Investigadores de la UPM hallan nuevos indicadores del bienestar porcino.

Un equipo mixto de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y del Scottish Agricultural College, adscrito al clúster de Agroalimentación y Salud del Campus de Excelencia Internacional Moncloa, ha hallado nuevos indicadores no invasivos para estudiar el bienestar porcino durante su transporte, lo que redundará en la mejor calidad de los productos alimentarios posteriores. Según esta investigación, la derivada temporal de la temperatura y la humedad “parece ser un indicador de bienestar animal mucho más sensible que su valor absoluto”.

El transporte de animales vivos es un eslabón muy importante en la cadena productiva y, “posiblemente, uno de los más visibles de cara a los consumidores”, puesto que transcurre por la vía pública y atraviesa pueblos y ciudades, explica la UPM. Por ello, es conveniente analizar el transporte animal para mejorar su calidad y proteger la salud humana así como la salud de los animales y la calidad de sus productos.

El proyecto, financiado por el Ministerio de Agricultura Inglesa (DEFRA), estudió varios transportes de cerdos vivos desde Escocia a Málaga en los meses de verano (siete viajes en total), un viaje de más de 4 días.

Durante la investigación se midió la temperatura y humedad en granja, durante el transporte (más de cuatro días de viaje, incluido una travesía en barco) y en el matadero receptor en Antequera. Además, se calculó la entalpía del aire.

Los análisis psicrométricos para cada emplazamiento (granja, transporte y matadero) demostraron que los espacios entálpicos eran similares. Sin embargo, las derivadas temporales de temperatura y de entalpía fueron hasta 10 veces más altas durante el transporte. “Esto demuestra (y cuantifica) la variabilidad del entorno durante este eslabón de la producción animal”, señala la UPM. También se evaluó el estrés de los cerdos al llegar al matadero, medido como la cantidad de tiempo que estuvieron en descanso y con agua para beber. Estos datos “demostraron que los cerdos parecen sufrir más después de los transportes con más cambios rápidos de temperatura y de entalpía”, añade.

Los resultados de la investigación sugieren que la derivada temporal de la temperatura o la entalpía pueden ser utilizados como indicadores no invasivos del bienestar animal porcino durante el transporte, y “parecen mucho más sensibles que los valores absolutos de temperatura o humedad relativa que se utilizan actualmente”, indica la institución académica.

Fuente: Consumer

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario