La Guardia Civil retira cinco toneladas de comida por incumplir la ley sanitaria.

Se detectaron irregularidades en siete establecimientos, la mayoría asiáticos.

En uno de los negocios que fueron inspeccionados se encontraron caramelos fabricados con leche contaminada de origen chino
Agentes de la Guardia Civil de Granada han intervenido más de cinco toneladas de comida en la denominada operación Opson contra el comercio y distribución ilegal de productos alimentarios y en la que han participado las consejerías de Salud y Agricultura y Pesca y los ayuntamientos granadinos en los que se ubicaban los negocios registrados.

Según informaron fuentes de la Guardia Civil, en la provincia se realizaron durante el periodo en el que se desarrolló la operación trece inspecciones a otros tantos comercios, y en siete -es decir, en más de la mitad- se hallaron irregularidades. Como consecuencia, fueron intervenidos 5.017 kilos de alimentos, la mayor parte de origen asiático.

En la mayoría de los establecimientos inspeccionados se hallaron irregularidades relacionadas con el plan de higiene obligatorio. Además, se comprobó que algunos de los productos comercializados no acataban el plan de trazabilidad de seguridad alimentaria, esto es, la información referida a los componentes de fabricación y el proceso seguido en su elaboración.

En los seis de los siete establecimientos que incumplían algún aspecto de la normativa relacionada con la seguridad alimentaria se procedió al decomiso de los productos que no respetaban la normativa. Según las mismas fuentes, en la mayoría de los casos se trataba de irregularidades relacionadas con la normativa del etiquetado o con la caducidad del producto. En este sentido, destaca que se han encontrado alimentos cuya fecha de caducidad era de 2009.

Asimismo, se detectaron deficiencias en cuanto a las condiciones organolépticas, esto es las características físicas que tienen los alimentos -como el olor o el color- y muchos productos carecían, como ya se ha mencionado de información de trazabilidad. Se desconocía su origen e incluso, según la Guardia Civil, cuál era la propia naturaleza del producto.

Sin embargo, la irregularidad más llamativa de las localizadas por los agentes está relacionada con una partida de caramelos que, según fuentes policiales, habían sido elaborados con leche contaminada de origen chino, y que en su día fueron retirados del mercado tras decretarse una alerta sanitaria.

En su mayoría, los comercios inspeccionados eran minoristas, aunque también se han encontrado irregularidades en un obrador de panadería ubicado en un polígono industrial del Área Metropolitana. La Guardia Civil se incautó en ese establecimiento de unos 400 kilos de dulces de repostería árabe.

Además, entre las más de cinco toneladas de productos alimentarios retirados del mercado, destaca la cantidad de carne y pescado incautada, unos 900 kilos, así como que se retiraran quince kilos de tortugas congeladas. La mayoría de los productos que incumplían la normativa procedían de China.

A nivel nacional, en el marco de la operación Opson se han llevado a cabo 812 inspecciones de locales dedicados a la venta de productos alimenticios, establecimientos hosteleros y tiendas de alimentación. El objetivo principal de la operación ha sido el de detectar la falsificación, adulteración, venta, etiquetado, comercio y distribución de productos alimenticios. En estas inspecciones a nivel nacional se han detectado más de 400 infracciones de la normativa marcada por la Unión Europea, cinco delitos y una falta. Además, se ha detenido a una persona e imputado a tres.

Fuente: GranadaHoy

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario