La exportación fue en 2011 la vía de escape del sector ganadero español.

La crisis financiera y los altos precios de las materias primas destinadas a la alimentación animal han limitado, un año más, la rentabilidad de los diferentes sectores ganaderos y han incidido en el consumo interno, lo que ha impulsado una mayor salida al exterior del producto español. De nuevo, 2011 ha sido otro año complicado para un sector con menor margen para afrontar la crisis económica y que ha visto en la exportación una vía de escape y una red de seguridad para tratar de conseguir un precio mínimo garantizado, ante el incremento del coste de las materias primas destinadas a piensos y su imposibilidad de trasladarlo al mercado. Es el caso del sector de vacuno de carne español que, tras consolidar sus ventas a Líbano, prevé ampliar la exportación española de animales vivos a Argelia y Turquía.

España también se ha consolidado como suministrador de carne de porcino a China, donde las importaciones españolas se han incrementado un 318,7 % en la primera mitad del año y se prevé que lleguen a 60 millones de euros en 2011. Los avicultores de carne también miran hacia este país para poder exportar sus productos y las ventas al exterior de este sector también han crecido, pues se ha pasado de comercializar entre 40.000 y 50.000 toneladas a enviar 65.000 y 70.000 toneladas en la actualidad, especialmente a países comunitarios. Hacia otros mercados de la Unión Europea también se dirige principalmente la producción de cordero nacional, que también ha seguido incrementando sus ventas al exterior. Para paliar la difícil situación de la ganadería, el Gobierno puso en marcha en los primeros meses del año medidas financieras, fiscales y en el marco de la Política Agraria Común (PAC), cuya propuesta de reforma, según aseguraron los productores, no responde a demandas fundamentales del sector como dar solución a la volatilidad del precio de las materias primas. El año 2011 también ha sido decisivo para dibujar el futuro de las granjas de puesta, ante la inminente aplicación obligatoria el próximo 1 de enero de la Directiva 1999/74, que recoge las normas mínimas de alojamiento de las gallinas ponedoras. Comienza la cuenta atrás para su puesta en marcha y el sector está completamente volcado en ese cambio y se muestra convencido de que llegará a cumplirlo. Estas normas de bienestar animal también afectan al sector del porcino, que avanza en la adaptación de sus explotaciones a la Directiva comunitaria sobre normas mínimas para la protección de cerdos, que entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2013. En el caso del porcino ibérico, los productores e industriales han insistido en asegurar que el sector está viviendo un momento “complicado” porque a la crisis de precios se ha unido la difícil situación económica. En cuanto al sector lácteo, los precios en origen de este producto han registrado pocos movimientos desde que comenzó 2011, si bien desde el pasado mes de julio las cotizaciones en origen han comenzado a repuntar pero se sitúan, según los ganaderos, por debajo de los costes de producción, que se han elevado por la subida del petróleo y los piensos y alcanzan una media de 34 y 39 céntimos. Un año más, la campaña láctea, que finalizó el 30 de marzo, volvió a cerrarse sin rebasar la cuota nacional.

En materia normativa, se han dado nuevos pasos para garantizar la estabilidad del sector tras el acuerdo de la Eurocámara y el Consejo sobre la regulación láctea, que permitirá a los productores unirse para negociar de forma colectiva los precios frente a las industrias, aunque no se espera que su aplicación llegue antes del último trimestre de 2012. El Gobierno publicó en el mes de abril un Real Decreto, que recoge cómo se aplicará la contratación en España en el marco de la próxima modificación del Reglamento comunitario por el que se crea una Organización Común de Mercados (OCM) agrícolas. Los productores y la industria, a través de la Interprofesional Láctea (Inlac), se están preparando para la aplicación de los contratos obligatorios en España. En sanidad animal, España disfruta de un periodo tranquilo en esta materia y continúa aplicando los planes de control y erradicación de enfermedades como la lengua azul, el aujeszky, la salmonelosis o las clásicas tuberculosis y brucelosis.

Fuente: Agroinformación

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario