El CNTA desarrolla un proyecto que fija la fecha de caducidad de los alimentos.

El CNTA (Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria) ha desarrollado un proyecto que permite calcular con mayor rapidez la vida útil de los alimentos. El proyecto, que se denomina CALKIN, estudia y determina los factores de aceleración que influyen en el deterioro de los alimentos tales como temperatura, humedad, luz, composición de gases y que, por lo tanto, determinan la fecha de caducidad o su consumo preferente. El proyecto del CNTA permite, además, unificar criterios sobre una serie de grupos de alimentos con los que ya se ha trabajado en el centro: congelados, platos preparados, deshidratados y alimentos con alto contenido en grasa y bajos nivel de humedad, como son los frutos secos.

Eva Petri Ortega, investigadora del departamento de Tecnología en los Alimentos del centro nacional, añadió que también se ha comenzado a experimentar con las galletas. “Es un proyecto que se inició en el 2009 y estará finalizado en el 2012 . Lo más importante es que aporta rapidez a la hora de fijar la vida útil de un producto y permite al empresario ponerlo en el mercado en el menor tiempo posible”, indicó.

El proyecto se dio a conocer en el transcurso de una jornada celebrada ayer en el centro tecnológico sobre la metodología para obtener la vida útil de los alimentos a la que asistieron una treintena de empresas de diferentes puntos del norte de España. Mª José Bengoechea Álvarez, responsable del departamento de Control de Calidad del CNTA, señaló que pese a que determinar la vida útil de los alimentos es crucial para la industria, no existe una legislación que defina los plazos de consumo para cada producto. “Hasta ahora, cada productor es el que determina esa vida útil de su alimento y es el que recomienda una fecha de consumo preferente o una fecha de caducidad”.

Bengoechea añadió que la aparición en los mercados de nuevos envases y el desarrollo de nuevos productos más las exigencias del propio sistema de distribución y la competencia en los mercados obligan al sector a precisar más la vida útil y lograr estos resultados con más rapidez. “Además, es una herramienta útil en la toma de decisiones en actividades de I+D+i y un elemento de valor añadido para competir”, indicó.
CLAVES

1 Vida útil. Es el tiempo que un alimento puede ser almacenado desde su fabricación hasta que se considera inadecuado para la venta o consumo.

2 Fecha de caducidad. Se refiere a los productos perecederos que sufren una acción microbiológica. Un alimento no debe consumirse después de esa fecha porque supone un riesgo para su salud.

3 Consumo preferente. Se indica en los productos no perecederos. El consumo de un alimento fuera de la fecha no supone riesgo para la salud del consumidor, pero el producto sí puede perder alguna cualidad sensorial como textura, sabor o color.

Fuente: Diario de Navarra

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario