Crean un novedoso envase de plástico biodegradable a partir de la piel de la aceituna.

La piel de la aceituna podría convertirse en una materia prima para la producción de envases biodegradables para la conservación de alimentos. Un reciente proyecto del investigador Jesús Zorrilla de la Sierra de Segura (Jaén) ha conseguido extraer de los residuos orgánicos de la piel de la aceituna un compuesto conocido como Polihidroxialcanoato. Esta sustancia puede utilizarse para la fabricación de plástico orgánico no tóxico y la generalización de su uso permitiría el aprovechamiento de los residuos producidos en las almazaras.

El nuevo material podría utilizarse en el envasado de alimentos, en especial, para contener el aceite de oliva virgen extra. Tal y como explica la Denominación de Origen Sierra de Segura, este tipo de plástico evitaría los problemas asociados a los envases tradicionales a causa de la migración de polímeros cancerígenos de los envases procedentes del petróleo al aceite de oliva. Además, aseguran que este envase protege al aceite de oliva de la luz solar y del consecuente proceso de oxidación que provoca.

Por otro lado, el uso de este nuevo material permitiría aprovechar las pieles de aceituna contenidas en el alperujo de las almazaras, un residuo que en la actualidad no posee ningún valor económico. Según han explicado, una almazara con una producción anual de unas 10.000 toneladas de aceituna podría obtener unos 30.000 kilos de bioplástico, lo que le aportaría unos ingresos adicionales estimados de 200.000 euros.

Fuente: Consumer

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario