Bruselas podría presentar una propuesta para restringir la importación de carne de descendientes de animales clonados.

La Comisión está estudiando una propuesta para o bien prohibir la importación de carne, leche o productos derivados procedentes de animales que sean descendientes de animales clonados o bien exigir un etiquetado obligatorio y muy estrictos de éstos, según ha publicado The Wall Street Journal. Esta propuesta podría presentarse en 2013.

Si una norma de este tipo saliera adelante, las exportaciones de carne de los países de Mercosur y de EEUU se verían afectadas, ya que en los mismos cada vez está siendo más frecuente la clonación de los animales de mejor genética. Según los datos de la Biotechnology Industry Organization, actualmente a menos de mil animales de granja clonados, pero este número va en aumento.

En la UE, las importaciones, el comercio y uso de productos procedentes de clones están regulados actualmente por normativa europea general. Dinamarca es el único Estado miembro que ha impuesto una prohibición nacional de la clonación animal con fines comerciales.

En marzo pasado, el Parlamento Europeo y el Consejo no consiguieron llegar a un acuerdo sobre alimentos procedentes de clones. El PE se oponía al uso de la clonación en general, para la producción de alimentos, y a que entraran en el mercado comunitario alimentos procedentes de clones. Por el contrario, la Comisión y el Consejo apoyaban que se prohibiera el uso de animales clonados en la producción de alimentos pero que si se pudieran usar para producir éstos, animales derivados de animales clonados.

El PE defiende que la mayoría de la opinión pública no quiere alimentos de clones. Según datos del Eurobarómetro, el 63% de los ciudadanos europeos dijeron que era “poco probable” que compraran un alimento derivado de animales clonados, y seis de cada diez encuestados consideraron la clonación “moralmente rechazable”.

El Reglamento (CE) 258/97 sobre nuevos alimentos sería de aplicación a los alimentos e ingredientes alimentarios que no fueran consumidos de manera significativa en la UE con anterioridad a mayo de 1997, excluyendo los que se han obtenido por prácticas tradicionales de propagación y crianza y tienen una historia de uso seguro. La posición hasta ahora mantenida por la Comisión es que la carne y leche de descendientes de animales vacunos o porcino clonados (que son sobre los que se tienen información) no requiere autorización bajo el reglamento de nuevos alimentos. Los alimentos procedentes directamente de animales clonados si precisarían de una autorización para su comercialización.

Fuente: Agrodigital

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario