Pulpa y corteza de naranja para reducir los patógenos en los intestinos de los bovinos.

Científicos del Servicio de Investigación Agraria de EEUU (ARS) han realizado una serie de estudios para explorar maneras de reducir, sin el uso de antibióticos, los patógenos alimentarios que se encuentran en los intestinos de los animales vacunos destinados a la producción de carne.

Estudios previos habían mostrado que los productos cítricos proporcionan al ganado bovino una cantidad adecuada de fibra y vitaminas, y que los aceites esenciales en tales productos proveen un efecto antibiótico natural.

El estudio realizado demostró la viabilidad de utilizar la pulpa de naranjas como una fuente de alimento para estimular la actividad antimicrobiana en los intestinos del ganado bovino. También demostró que el consumo de productos cítricos (cortezas y pulpa de naranja) por parte del ganado bovino es compatible con las prácticas actuales de producción.

La investigación también identificó aceites esenciales específicos que matan a las bacterias patogénicas.

Dado que la corteza de naranja podía ser pesada y costosa de transportar, en estudios más recientes se ha investigado el uso de cortezas de naranja procesadas en forma de bolitas.

En un estudio, el grupo alimentó al ganado ovino con las bolitas a base de cortezas de naranja durante ocho días. El ganado ovino sirvió como modelo para el ganado bovino. En el estudio con el ganado ovino, el consumo de las bolitas de subproductos de naranja redujo las poblaciones de bacteria Salmonella en los contenidos intestinales de los animales a la décima parte. Resultados de este estudio han sido publicados este año en ‘Foodborne Pathogens and Disease’

Fuente: Agrodigital

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario