Las enfermedades animales amenazan la oferta de porcino en China.

El sector porcino chino está experimentando un aumento de la incidencia de enfermedades animales. El impacto puede empeorar en los próximos meses ya que las defensas inmunitarias de los animales descienden en invierno. Las enfermedades más preocupantes son la fiebre aftosa, una variante del virus de la fiebre aftosa y el Síndrome Respiratorio y Reproductivo Porcino (PRRS). Muchos ganaderos chinos están reduciendo su cabaña de cerdos ante el miedo a las enfermedades y ante la volatilidad del precio de la carne (que ha caído a 2 €/kg después de que al final del verano llegara a la máximo de 2,3 €/kg), según un informe realizado por el Rabobank.

Actualmente, las explotaciones de autoconsumo en China solo suponen un tercio del total (mientras que hace un par de años eran casi el 70%). Sin embargo, la expansión de las grandes explotaciones están condicionadas por un número de factores como el acceso al suelo, los requerimientos de capital y la falta de mano de obra cualificada.

Producir carne de porcino en China en el momento actual es una actividad rentable, aunque los márgenes hayan descendido de 80 €/cabeza a 58 €/cabeza por el aumento del coste de los piensos.

Según el informe, la recuperación de la producción doméstica dependerá de si la enfermedad puede ser contenida. China continuará importando porcino para llenar su falta de producción. En los nueve primero meses de este año ha importado 249.767 tn tanto de carne de porcino fresca como congelada, lo que supone 1,8 veces más que en el mismo período del año anterior.

Fuente: Agrodigital

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario