¿Por qué existen los patógenos zoonósicos?

Miembros del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos participan en el proyecto Antigone que, con 12 millones de euros de presupuesto, pretende esclarecer por qué algunos patógenos pasan con éxito de los animales a las personas y otros no.

Un equipo del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC) trabaja en un proyecto europeo que analizará por qué determinadas bacterias y virus procedentes de animales pasan con éxito a las personas y se transmiten hasta convertirse, a veces, en pandemias.

El profesor Christian Gortázar Schmidt, del IREC -centro mixto de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con sede en Ciudad Real-, ha explicado las características de este trabajo científico que está previsto que comience el 1 de octubre.

El proyecto Antigone (Anticipating the Global Onset of Novel Epidemics) responde a una llamada de la Comisión Europea para reforzar la capacidad de Europa para hacer frente a patógenos que supongan un riesgo para la salud pública. Cuenta con un presupuesto de 12 millones de euros procedentes de los fondos del séptimo programa marco de la UE para investigación científica.

Este trabajo que van a desarrollar de forma conjunta catorce centros e instituciones de siete estados miembros, entre ellos el IREC de la UCLM y el CSIC, pretende esclarecer por qué algunos patógenos pasan con éxito de animales a personas y se transmiten entre la población.

Se estima que el 70% de las enfermedades importantes que se transmiten a las personas tienen relación con la fauna silvestre, según el profesor Gortázar Schmidt, que cita el sida, el ébola, la gripe aviar, la rabia y el síndrome respiratorio agudo y grave (SARS en sus siglas en inglés), entre otras.

La investigación pretende conocer en profundidad los mecanismos que permiten a los patógenos atravesar esas barreras, porque de esa manera se podrán desarrollar medidas para evitar o minimizar las consecuencias de las enfermedades emergentes. En este sentido, Christian Gortázar Schmidt asegura que este reto requiere contar con los mecanismos “para una investigación de calidad”, entre ellos el pago “ágil” a los proveedores, la contratación de personal de investigación y la gestión de patentes.

El investigador recuerda que las enfermedades son “un componente natural” de todos los ecosistemas, aunque solamente “las mediáticas” atraen la atención de los medios de comunicación: “Las enfermedades siempre están ahí, pero no siempre llaman la atención de los medios. Cuando se da un brote en un país desarrollado, más o menos próximo, se le da mucha más relevancia, pero siempre están ahí”.

El proyecto, en el que trabajan una quincena de personas del IREC, se realizará en tres fases: cómo pasa un patógeno del animal a la persona; el mecanismo eficaz que hay en el hospedador que permite que la transmisión sea un éxito; y la difusión del patógeno a otros hospedadores.

El equipo de Gortázar Schmidt trabajará en la primera fase, el riesgo de que el patógeno salte del animal a la persona, y el grupo del profesor del CSIC José de la Fuente se centrará en la segunda parte, la interacción entre el patógeno y el hospedador

Fuente: EFEAGRO

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario