España exporta ya más aceite que Italia.

Por primera vez el aceite de oliva español se vende más que el italiano, un objetivo que parecía inalcanzable.

En el sector del aceite de oliva no todas las noticias son malas y, en paralelo a los bajísimos precios que reciben los productores por su aceite, los datos de exportación van viento en popa, hasta el punto de que por primera vez España exporta más aceite que Italia. Así, según datos de Asaja, España ha conseguido arrebatar la posición de liderazgo que durante muchos años ha venido manteniendo Italia en el mercado extracomunitario de los aceites de oliva.

Esto, eso quiere decir que las exportaciones españolas superan ya a las italianas, algo que, según explica José Ramón Díaz, experto de la organización agraria en este tema «hace tan sólo unos años nos parecía inalcanzable a todos, pero la constancia y el buen hacer del sector en su conjunto, y en especial de los exportadores ha logrado alcanzar este hito, que habrá de consolidarse en los próximos años».

Díaz comenta que este hecho, a la larga, tendrá consecuencias positivas en el precio del aceite porque «una vez conseguida la presencia en los canales de distribución junto a la imagen de calidad de nuestros aceites de oliva, es de prever que podamos venderlos a precios más remuneradores para los productores».

Según las cifras que maneja actualmente la Comisión Europea de las exportaciones de la UE a terceros países, a España le corresponde un 45% del total, mientras que Italia se quedaría en un 43%, estos porcentajes surgen de la media de las exportaciones comunitarias durante las campañas oleícolas 2007/08 a 2010/11.

José Ramón Díaz observa que «si nos fijamos en la producción comunitaria de aceite de oliva, España supone un 59% como media de la total obtenida en la UE en el último trienio, lo cual quiere decir que si se incluyen las exportaciones intracomunitarias nuestro país es con mucha diferencia el que más volumen de aceite expide fuera de sus propias fronteras para dar salida a un porcentaje creciente de su producción propia». En la campaña oleícola 2010/11, la producción española supone ya dos tercios de todo el aceite producido en la UE, zona en la que entre España, Italia, Grecia y Portugal totalizan el 99% de la producción de aceites de oliva.Por otra parte, según estos datos, las importaciones de la UE de aceites de oliva vienen disminuyendo desde la campaña 2006/07, con un descenso de un 12% en la actual respecto a la precedente.«Actualmente -dice Díaz- la cifra de importación total por campaña es de unas 73.000 toneladas, de ellas el 64% en forma de tráfico de perfeccionamiento activo, es decir aceite que se importa sin derechos arancelarios en un determinado estado miembro UE con la finalidad de ser exportado a otros estados miembros, el 36% restante es importado en régimen convencional, es decir pagando derechos aduaneros».En este sentido, el técnico de Asaja destaca que «Italia es el país comunitario que más utiliza el tráfico de perfeccionamiento activo, con un porcentaje de aproximadamente un 82% del total, mientras que España lo hace en un 17%».

Hasta mayo de la campaña oleícola 2010/11 (1julio a 30de junio) las exportaciones españolas superan a la cifra ya record de la campaña precedente, lo que, según palabras de Díaz, «está permitiendo a España rebajar las existencias iniciales de aceite en un 16,4%». En esa misma fecha Italia también ha conseguido disminuir sus existencias en un 30,8%. «Considerando ambos factores, y teniendo en cuenta la importancia de estos dos países en los mercados mundiales del aceite de oliva hay que pensar -según expresa el experto de Asaja- que los consumos de estos aceites a nivel global están subiendo, lo cual debe ser motivo de esperanza para un futuro inmediato del sector en España, y una prueba de que los esfuerzos que se están realizando en materia de promoción por la Interprofesional del Aceite de Oliva Español comienzan a dar sus frutos».

Por otro lado, José Ramón Díaz asegura que «para mantener su nivel de exportaciones algunos países comunitarios recurren a los intercambios de aceite de oliva intracomunitarios, destacando en este aspecto Italia, que en la campaña 2009/10 adquirió 473.000 toneladas de otros países productores de la UE, siendo España su principal suministrador con un 84,3% de sus necesidades totales».Asimismo, según la citada fuente, Francia importa de otros países comunitarios para su propio consumo aproximadamente 107.000 toneladas, siendo España su principal abastecedor con un 56,6% del total. En Portugal y Reino Unido nuestro país también es el principal exportador, en cambio en Alemania o Países Bajos los italianos continúan dominando las importaciones de estos dos países.

Según los datos en manos de José Ramíón Díaz, las exportaciones de aceite español se destinan en un 78% al resto de países de la UE, «lo cual indica que pese a haber tenido muy buena progresión en países extracomunitarios, dependemos en gran medida de las exportaciones a los socios comunitarios». Fuera de la UE «nuestro principal cliente es Estados Unidos, al cual destinamos un 6% de las exportaciones, mientras a Australia se destinan el 3% y a Japón un 2%. El resto esta destinado a un número creciente de países que superan el centenar”.

En esa dependencia del consumo de los países de la UE, otro país como Grecia «nos supera, ya que un 89% de sus exportaciones acaban en países de esa área económica y política», explica el ténico de Asaja.Por otra parte, la UE es el principal suministrador de aceite de oliva a los países importadores, consiguiendo en todos ellos elevadas cuotas de mercado, con porcentajes que en 2010 oscilan entre el 79% de las necesidades totales de Estados Unidos al 93% en países como Japón o Rusia. Una almazara en plena producción de aceite de oliva.

Fuente: INFORLON

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario