El SERIDA estudia sistemas de producción rentables de carne de ganado vacuno en la Cornisa Cantábrica.

Entre otros objetivos, el proyecto persigue obtener productos de calidad diferenciada, reconocibles por el consumidor.

El Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario de Asturias (Serida) participa en el proyecto “Puesta en valor de la carne de ganado de vacuno mayor en Asturias y en la Cornisa Cantábrica (Mayorflavor)”, que tiene como objetivos obtener productos de calidad diferenciada, reconocibles por el consumidor, y establecer sistemas de producción rentables de carne de ganado vacuno mayor que contribuyan a la gestión del territorio. El programa fue aprobado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), el pasado 21 de julio, informó la entidad pública del Principado de Asturias.

La producción de carne de vacuno es la base de la economía agraria y de la vida rural en las comunidades cantábricas. Según el censo de ganado vacuno mayor del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM), Asturias contaba en 2008 con 154.463 vacas de cría (63%) y 90.126 vacas frisonas, lo que hace un total de 244.589 cabezas de vacuno mayor, además de los sementales. Una situación semejante a la del resto de las comunidades de la Cornisa Cantábrica, incluida Navarra.

“Asturias dispone de los recursos naturales, animales y vegetales óptimos, así como de los medios humanos y técnicos necesarios para producir carne de calidad de ganado vacuno mayor, que permiten establecer sistemas de producción animal rentables y contribuir a la gestión sostenible del territorio”, aseguró el director gerente del Serida, Koldo Osoro. “Sin embargo, este potencial de producción es desaprovechado por el sector cárnico regional que encuentra el nicho de mercado de la carne de vacuno mayor ocupado por productos importados, principalmente de los Países Bajos, Dinamarca y Alemania, sobre todo lomos y solomillos”, lamentó.

Osoro explicó que con el proyecto “Mayorflavor”, el producto asturiano provendrá, en su mayor parte, de animales autóctonos alimentados con recursos pastables, por lo que el producto tendrá un gran componente natural basado en los recursos autóctonos y en sistemas de manejo sostenibles que contribuyen a mantener la población rural y la diversidad del medio natural. Además, “este modelo de producción permitirá llegar al mercado con un producto de calidad diferenciada, reconocible para el consumidor”, aseguró.

Fuente: Consumer

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario