El Congreso holandés prohíbe el sacrificio de animales por motivos religiosos.

El Congreso holandés ha prohibido el sacrificio ritual de animales para el consumo humano por motivos religiosos.

Sancionada por 116 votos a favor y 30 en contra, la ley llega precedida de largas discusiones entre los partidos confesionales y el resto del arco político nacional. Al final, los grupos cristianos han conseguidos la inclusión de una enmienda para preservar la libertad religiosa. En virtud de la misma, las comunidades judía y musulmana podrán recuperar sus costumbres ancestrales. Para ello, deberán demostrar científicamente que el ganado degollado y desangrado por sus matarifes sufre menos que en los mataderos tradicionales. En estos últimos, primero se aturde a la pieza. De no ser así, los animales destinados al consumo de carne considerada halal por el Islam, y kósher, por los judíos, no podrán sacrificarse en Holanda.

En la tradición musulmana, el matarife de un corte seco al cuello del animal seccionando la yugular y la carótida, pero dejando intacta la médula espinal. Las reses, ovejas y aves deben desangrarse y lo más rápido posible. La matanza ritual judía requiere un corte profundo y uniforme en la garganta con un cuchillo afilado. Ambos grupos exigen que el ritual sea efectuado en nombre de Dios. También sostienen que reduce el sufrimiento.

En estos momentos, solo Nueva Zelanda, Suecia, Noruega, Australia, Estonia, Suiza y Lituania cuentan con una legislación similar a la que se prepara en Holanda. Por el contrario, en Alemania y Reino Unido buena parte de los sacrificios halal se realizan con animales previamente aturdidos. En España, empresas como Mercabarna, en Barcelona, sacrifican ya el 35% de los corderos y terneras que reciben según el rito islámico. Además del consumo interno, estas piezas de carne son exportadas a Francia, Italia y países árabes como Turquía, Líbano y Egipto.

El proyecto de ley holandés ha sido presentado por el Partido de los Animales, el único en Europa que cuenta con representación parlamentaria (dos diputados). A pesar de la reticencia de los grupos cristiano, la mayoría de la Cámara ha primado el bienestar animal sobre la libertad del cerdo. La comunidad musulmana suma alrededor de un millón de personas (Holanda tiene 16 millones de habitantes). La judía asciende a unos 50.000 fieles.

Fuente: Información Veterinaria.

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario