La Agencia de Salud Pública de Barcelona investiga una intoxicación alimentaria en un club deportivo.

Los síntomas de todos los afectados comenzaron poco después de la comida.

La Agencia de Salud Pública de Barcelona ha revisado las instalaciones del Club Esportiu Mediterrani para averiguar el origen de una intoxicación alimentaria que el pasado 11 de julio afectó a 26 personas, 17 de ellas menores, que participaban en las actividades de verano organizado por este club. Según informó el Ayuntamiento de Barcelona, todos los afectados -17 niños, siete monitores y otros dos adultos- han empezado a recuperarse, aunque dos de los adultos continúan hospitalizados y se espera que puedan darles de alta en las próximas horas.

Los síntomas de todos los afectados comenzaron el lunes por la tarde, poco después de la comida, con vómitos, sudoración, malestar y descomposición, sin fiebre, manifestaciones habituales de una intoxicación alimentaria. La Agencia de Salud Pública de Barcelona ha iniciado una investigación epidemiológica, con recogida de muestras, recopilación de datos clínicos y entrevistas a las personas expuestas para averiguar el origen de la toxoinfección alimentaria.

Los inspectores han revisado las instalaciones del club de natación, situado en el barrio barcelonés de Sants, donde se preparaban las comidas de las actividades de verano. También han revisado los procedimientos seguidos y han trasladado muestras de los alimentos consumidos por los afectados a los laboratorios para ser analizados.

La ciudad de Barcelona registra cada año más de una veintena de intoxicaciones alimentarias colectivas y en muchos casos resulta imposible determinar las causas que los generaron, indican desde el Ayuntamiento de la capital catalana. Para evitar estas intoxicaciones tan frecuentes en verano, las autoridades sanitarias recomiendan tener cuidado en la manipulación de los alimentos frescos, lavarse las manos antes de preparar comidas, preparar los alimentos con poca antelación y conservarlos en el refrigerador. También es recomendable no romper la cadena de frío en los productos congelados, evitar el calentamiento o la cocción insuficientes y eludir el consumo de huevos crudos, así como mantenerlos refrigerados a una temperatura entre cero y seis grados.

Fuente: Consumer

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario