El G-20 logra un acuerdo para responder a los altos precios de los alimentos.

Los ministros de Agricultura de los países que forman parte del G-20 han alcanzado un acuerdo para responder a los altos precios de los alimentos, que evita detalles que puedan causar discrepancias y allana el camino para una mayor cooperación internacional en el sector. El plan de acción incluye incrementar la producción agrícola, mejorar la transparencia del mercado por medio de una nueva base de datos e impulsar la coordinación de políticas, lo que refleja muchas de las ambiciosas propuestas de Francia, que preside el G-20 este año.

Los países miembros del G-20, que genera un 85% de la producción agrícola mundial, han aplaudido a Francia por poner en el centro de atención temas como la seguridad alimentaria o la inestabilidad de los precios. Sin embargo, no se ha alcanzado un compromiso para tomar medidas duras contra los especuladores. “¿Vamos a resolver el tema de la seguridad alimentaria en esta reunión? Definitivamente no, pero se va a establecer una plataforma de acción”, destacó el ministro de Agricultura de Arabia Saudí, Fahad Balghunaim.

El G-20 excluye en este acuerdo la asistencia humanitaria de las restricciones a las exportaciones y se plantea la creación de reservas de emergencia de alimentos. El secretario de Agricultura de Estados Unidos, Tom Vilsack, señaló que a su país “siempre le ha preocupado el tema de las reservas”, pero considera que “hay que tener la mente abierta mientras se estudia la viabilidad de reservas más pequeñas ubicadas estratégicamente”.

Los máximos representantes de Agricultura del G-20 instaron “enérgicamente” a los ministros de Finanzas a tomar decisiones para conseguir una mejor regulación de los mercados financieros agrícolas y les dieron la opción de adoptar medidas concretas. Este tema ha enfrentado a Francia, que planteó la idea, y Gran Bretaña, que se opone a los controles estrictos sobre los mercados financieros.

“Reconocemos que unos mercados agrícolas financieros con regulación apropiada y transparentes son fundamentales para el buen funcionamiento de los mercados físicos”, recoge la declaración conjunta del G-20. “Sobre este fundamento, instamos enérgicamente a los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G-20 a que tomen las decisiones apropiadas para una mejor regulación y supervisión de los mercados financieros agrícolas”, añade.

Los precios internacionales de los alimentos alcanzaron su récord este año, lo que trajo a la memoria la situación de 2007-2008, cuando ese problema provocó disturbios en varios países en vías de desarrollo. Todo ello ha destacado la urgencia de mejorar un sistema alimentario que deja hambrientas a unos 925 millones de personas.

Fuente: Consumer

Escrito por

No existen comentarios todavía.

Deja tu comentario